jueves, 26 de diciembre de 2013

Lo que dió de sí el 2013

  
Se va acabando el año y creo que va siendo hora de hacer un poco de repaso de lo que ha sido este año, que a pesar de que empezó bastante tranquilo ha sido de lejos el año en el que más cambios he experimentado.

Jing'An Park

   La primera parte del año fue bastante tranquila, rutinaria más bien. Trabajar, ir a Almonte/Valverde algún que otro finde, entre semana estar entre mi piso y el de mi chica en ese momento. Una vida, que lejos parecía acabar pronto. Pero los cambios empezaron en Mayo, cuando el 17 de Mayo, Xiao, mi chica por aquel entonces se marchó a Alemania dejándome compuesto, sin novia presente y con otra gata más, más loca si cabe que la que ya tenía. Creo que eso fue el empujón definitivo.

   Llevaba ya mucho dándole vueltas a la idea de marcharme de España, desde antes de la dichosa crisis. Lo intenté todo, Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, a pesar de que no me gustara la idea... Pero fue a partir de verano cuando los cambios empezaron a coger una velocidad de vértigo. Para empezar, en mi tercer día de vacaciones de verano tuve un percance en un dedo del pie que me mantuvo casi sin poder andar durante dos semanas, puesto que los médicos me soltaban rapapolvos cada vez que me ponía a andar sin dejar que se curase mi dedito.

Hong Kong

   En esos días leyendo 1984, Los cantos de Hyperión y algunos que otros libros, seguía en mis trece de coger la maleta e irme. Y es entonces cuando me contactaron desde China para irme de Au Pair y allá que me fuí en Septiembre. Como algunos sabéis, la historia que va desde Septiembre en adelante se relata en este blog con más o menos detalles, así que no me extenderé demasiado.


Zehru Temple
  
   Si tuviera que resumir en una sola palabra este año, esa sería sin duda SUPERACIÓN. Desde el día en que llegué a China, sin dejar de recordar lo anterior que tuve que pasar y lo que dejé atras, ha sido un no parar de luchar, de aguantar, de no parar, de atarse los machos y tirar p'alante. Porque aunque suene de friki, que gran razón tenía Alfred cuando le dijo a Bruce: "¿Por que nos caemos señor Wayne? Para aprender a LEVANTARNOS". Y eso es lo que hago todos os días. Aprender, superarme, tratar de ser mejor persona...todo eso es lo que me ha dado este año.


El Buda de Jade (prohibido hacer fotos xD)


  Eso no es lo único. Amigos. Montones, tantos que no me da tiempo a quedar con todos y se enfadan conmigo. Desde Gabi, Simone, Curtis, Autumn, pasando por los Sergios, Óscar, Nate, Eric y tantos que no me caben aquí, y de los que me siento orgulloso de ser amigo. Y por supuesto, Aventuras por doquier que parece que aunque están un poco paradas, ya le tengo echado el ojo a dos pueblecitos cercanos que aunque se llega en metro seguro que ¡alguna aventura me espera por ahí!


Aquí el Primo secreto del Mono en Hong Kong, o FranPerea 2


   Este año 2014 espero que este lleno de cambios, porque ahora si no tengo este tipo de cambos creo que me aburriré bastante. Por lo pronto estoy montando algo con un colega por aquí, nada extraño, pero que si sale bien puede ser una cosa bastante interesante en Shanghai. Por lo demás sólo deseo un trabajo mejor que me permita viajar y más dinero...Pero lo que de verdad deseo es que a mi familia le vaya mejor este año que ahora se nos viene encima que el que ha pasado. Sólo eso deseo, tampoco es tan difícil. Que los proyectos que han empezado en mi familia salgan adelante y que de una vez empecemos a remontar todos el vuelo que ya nos va tocando!!!

  
   Me mudé a China, estuve al lado de la estatua de Bruce Lee en Hong Kong, vivo en Shanghai, tengo amigos que cada uno vale un millón, tanto en China como en España...A pesar de todo, estoy feliz con mi vida.

   Cuando acaben las navidades prometo publicar periódicamente aunque tenga que dormir poco.




   ¡Besos y abrazos para todos!


PD: Siempre que quiero escribir tengo las ideas muy claras en la cabeza pero luego quiero plasmarlo todo a la vez, y sale este batiburrillo. Creo que debo aprender a escribir mejor, o al menos poner en orden mis ideas.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Mantecados

   Desde siempre la Navidad es una época para estar con la familia, echar de menos a los que no están, recibir regalos, hartarse de comer...Las cosas típicas. Llevo casi tres años sin pasar unas navidades con la familia en condiciones, estos dos últimos años fueron por temas laborales, y este año porque estoy en China. Hoy he recibido un paquete desde España, mi Navidad en caja gracias a mi familia. Me ha hecho muchísima ilusión todo lo que venía dentro, incluso la forma en la que todo estaba envuelto, porque sólo he tenido que imaginármelos metiendo las cosas y envolviendolo todo en plástico.
 

Trabajito que me costó sacarlo todo


   Una de las cosas envueltas era una bolsita de mantecados, cómo no de canela y limón, y de la marca que compraban mis abuelos. He abierto uno mientras hablaba con mi madre y el olor que desprendía ha sido como volver a casa de mis abuelos hará unos 4 años. Desde que tengo memoria, mi abuela cogía la caja esa enorme que ella tenía de mantecados y quitaba todos los de canela para dármelos luego a mí, mientras que mi abuelo se intentaba comer alguno cuando ella no miraba.



Mi favorito, mantecado de canela

   Puede que ellos hace tiempo que no estén, pero yo sé que a cada mantecado que me coma le pondré un recuerdo de aquellas navidades en la Carioca, con mi abuelo intentando hacerle a mi hermana el carnet del Real Madrid, mi abuela con el "niño ve a la cocina y en el cubo rojo está el pan, tráetelo pacá", mi madre y mis tias venga a poner comida, mi padre y ms tíos por otro lado con las gambas y demás...Son buenos recuerdos, que me traen estos mantecados. El estar sentado al lado de mi abuela y que me pasara uno por debajo de la mesa como el que pasa droga y con esa cara de pilla que ponía. Es que me acuerdo y no puedo dejar de sonreír.


   Pero no sólo de mis abuelos me acuerdo en Navidad, sino de toda mi familia, de mis primos, mis tíos, esas juergas flamencas que se marcan nada más acabar la cena de Navidad en mi casa o en casa de mi tío Paco (el titi paco), esos ratillos en el sofá todos alrededor de la candelita contando tonterías...Son cosas de las que uno se acuerda en Navidad y que echa así como que de menos estando lejos.


   Y por supuesto,por último pero no menos importante me acuerdo mucho de mis padres y mis hermanas. Porque la Navidad siempre empezaba con los adornos para el puente del 6 de Diciembre, luego el cumpleaños de mi madre, irnos a Valverde a pasar las fiestas, Nochebuena, el cumple de Gloria, Noche Vieja, y por supuesto, la Noche de Reyes, donde mi maravillosa hermana Lucía, nos despertaba a las 6 de la mañana para ver los regalos de Reyes y luego a acostarse otra vez (en realidad eso lo intentábamos pero era imposible con Lucía por ahí en medio)... Las cosas de las que se acuerda uno aquí, ¿eh? Ya me gustaría pasarlas con ellos, pero la vida toma unos caminos a veces que nos alejan de nuestros seres queridos, pero que jamás los perdemos de vista.

   Bueno, hoy era un post cortito, porque me acordé de todo esto mientras comía mantecados. Así que me voy a seguir comiendo mantecados que ya he abierto 5 y ¡he dejado el sexto a la mitad!


   Felices fiestas a todos!

lunes, 2 de diciembre de 2013

Visita exprés a Hong Kong


   La semana había sido bastante tranquila, el Jueves llegaba por fin mi nuevo visado, algo que estaba deseando para poder tener algo de estabilidad y tranquilidad en cuanto al tema del visado. Pero se ve que no, que aún no era tiempo de tranquilidad y en el momento de llegar el visado me dicen que he de salir del país, antes del martes y estábamos a Jueves. A eso se llama relax. Así que me veo de nuevo estresado al máximo sacando billete para el sábado, no sin que antes la tarjeta no me dejara comprar el billete y tuviera que pedir ayuda para comprar el billete, planeando sobre la marcha un viaje de UN día a Hong Kong.

El maestro rodeado de piltrafillas

   Llegué a eso de las 9.40 al nuevo aeropuerto de Bao'an en Shenzhen, y tuve que coger el metro hasta llegar a Luo Hu, para poder pasar la frontera y "salir del país", para que mi visado nuevo empezara a ser válido. En Hong Kong estaba mi amigo Curtis, esperando a que le hicieran el visado y había quedado allí con él. Antes de pasar a Hong Kong conocí a dos españoles, Julio y Luis que viven aquí en Shanghai y de no ser por ellos, creo que me hubiera perdido, así que ¡gracias!

Avenida de las Estrellas






   Nada más pasar la frontera me quedo sin línea, puesto que en  Hong Kong no son válidos los móviles chinos, y allá que me fui a buscar un centro comercial con wifi para poder quedar con mi colega que estaba ya harto de esperar. Consegimos quedar en la estatua de Bruce Lee y por el camino conocí a un noruego super perdido que me llevé conmigo hasta la Avenida de las Estrellas. Al salir por las escaleras a la Avenida de las estrellas, la vista era espectacular, al otro lado, la ciudad antigua de Hong Kong, ese es el skyline tan famoso de todas las fotos. Sin pensármelo dos veces fui a buscar la estatua de Bruce Lee y a mi colega que por allí rondaba.

Típica foto de la estatua de Bruce Lee
De camino a la parte antigua en Ferry

    Después de hacer las pertinentes fotos del maestro nos fuimos a buscar algo de comer, pero fue imposible puesto que estaban todos los fast (¿o fat?) food hasta las trancas, así que decidimos cogernos el ferry y atravesar la bahía de camino a la isla antigua,dejando Kowloon detrás, la que llaman parte oscura de Hong Kong. Cuando llegamos nos fuimos directos a Mcdonald's, porque teníamos pensado subir en el Peak Tram, para observar todo el paisaje y comernos allí algo, pero tuvimos que dejarlo por imposible, ya que la cola para los tickets ¡era de 3 horas! Así que a pesar de intentar coger un taxi o autobús, acabamos dándonos por vencidos y nos fuimos a visitar el parque de Hong Kong, donde también se encuentra la Iglesia Episcopal de ST. John, cosa que se te hace rara por estos lares, ver a chinos dando misa...
























   Bromas aparte nos pusimos a recorrer la ciudad de un lado a otro. Primero nos cogimos el "transportator", unas escaleras con las que evitas las cuestas que hay en las calles, que son unas cuantas, porque todo hay que decirlo, la antigua Hong Kong está enclavada en las montañas y hay cuestas por todos lados,vamos que es una ciudad para ponerse en forma.

Vaya vistas deben tener,¿eh?
 Al llegar arriba del todo nos dispusimos a bajar y disfrutar del ambiente nocturno de Hong Kong. Porque esta ciudad no sólo puede ser Hong Kong, puede ser Londres, San Francisco, Shanghai, Nueva York, Paris, Tokyo... Es la perfecta combinación entre lo occidental y lo oriental, cogiendo lo mejor de cada lugar, creando algo único.


                                  


  
Yorkshire Pudding en Hong Kong
   Lo que más te sorprende en un principio es ver a los chinos hablando en un perfecto inglés británico, incluso entre ellos, pero es que es su idioma oficial, junto con el cantonés, que aunque es más difícil que el chino mandarín, resulta un idioma muy cantarín y agradable al oído. Además, es una ciudad donde no oyes las bocinas a cada momento, como sucede en Shanghai, nadie escupe en la calle, a gente tiene educación, piden perdón, el metro está limpio...Es como si dijeras que Hong Kong es China evolucionada, dentro de 50 o 100 años, pero eso es mi opinión. Y por otro lado, y no me cansaré de repetirlo, ¡LAS MUJERES! Creo que, sin duda, es el lugar donde más mujeres preciosas me he encontrado hasta ahora. Es que era difícil ver a una mujer que no dijeras, ¡joder que preciosidad! Perdonad por este inciso, pero si vais a Hong Kong me entenderéis, en serio.

Turisteando entre neones
   Después de esta salida de tono, ya nos volvimos a Kowloon a ver el espectáculo de luces que hacen con el skyline de la ciudad antigua, bastante chulo, por cierto. Últimas fotos a la estatua de Bruce Lee y de vuelta que había que cruzas aún la frontera e iba con la hora pegada en los talones. Como esto es una aventura y siempre tiene que haber algo de emoción, cogí el último metro que había, el último autobús al aeropuerto y una vez allí, con el estómago gritando por comida, me vi salvado de nuevo, cómo no. por mi a veces amado pero siempre odiado Mcdonald's. Una vez acabada la cena, vi que la gente se iba quedando grogui en las mesas, en los sillones del sitio, así que como dicen aquello de "Si vas a Roma, haz lo que los romanos" (palabras de mi colega portugués), me recoloqué como pude y me eché una siestecita en el sofá del Mcdonald's del aeropuerto nuevo de Shenzhen con más frío que siete viejas.

Skyline de hong Kong nocturno
   Abandoné Hong Kong, de camino a Shenzhen y de vuelta a Shanghai, pero ahora tenía un nuevo amor. Shanghai no será lo mismo, porque me he enamorado perdidamente de esa antigua colonia británica al sur de China, ahí donde una vez hubo tantos fumaderos de opio como panaderías, donde hay sitios que aúnla vida pasa en blanco y negro, donde Oriente y Occidende se encontraron hace ya tanto que nadie sabe distinguir la línea que los divide, donde te puedes sentir en China y Europa a la vez...

Bruce Lee

   En definitiva, esa ciudad que ahora ronda en mis sueños,aunque sólo haya sido por una noche... 

     

domingo, 24 de noviembre de 2013

Tortilla de Papas

   Estando en España era un poco reacio a comer tortilla de papas. Quizás porque la tenía aborrecida de pequeño o simplemente porque no me apetecía nunca. Pero HOY, 24 de Noviembre de 2013 he hecho mi primera tortilla. Y claro, como yo soy especialito hasta para esto, le he echado huevos a la cosa(5 para ser exactos) y me he propuesto a hacer mi primera tortilla. Y mire usté por donde no me ha salido tan maleja, aunque eso sí, un poco finita porque seguí una receta de Youtube. Pero la tortilla es el final de esta historia, así que empecemos por el principio...

   Si habéis leido alguna de mis entradas, sabréis al menos un poco de mis aventuras por esta mole de país. Bueno, pues héte aquí que estaba yo en Shanghai compuesto (currelillo medi que) pero sin piso. Y no dejaba de buscar piso, y venga a visitar pisos, hasta que mi amigo Sergio me mandó un mensaje: "Tío, hay un nota que busca compi de piso". Y allá que voy yo a la mañana siguiente a llamarlo, pero claro, este chico puso el anuncio en inglés, así que yo pensaba que era inglés, por eso cuando le llamé empezamos hablando en inglés, hasta que le pregunté si hablaba español, a lo que me suelta: "Claro tío, si yo soy de Madrid". Creo que hasta en la oficina escucharon mis carcajadas. Vaya par de dos. Quedamos esa tarde para echarle un ojo al piso, y vaya piso...Encantado que estoy.

















  



Después de debatir con el señor padre, hablé de nuevo con el chico y me mudé al día siguiente. ¡Por fin! Por fin podía abrir mi maleta y sacar TODA mi ropa, y ponerla en un armario. Con lo desastre que yo soy, hasta eso había echado de menos. Ahora tenía mi sitio, mi cama y unas vistas que quitan el hipo. Para mí es una gozada acostarme y despertarme mirando estas vistas, por ello nunca corro las cortinas, me encanta ver esta ciudad. Mi compi de piso es un crack, super majo y a pesar de que por nuestros curros coincidimos poco, me alegra vivir con él, creo que va a ser una temporadita interesante aquí en Shanghai. El barrio no está nada mal, teniendo un Dia enfrente (no, no tiene casi nada español) y un Lianhua (tipo Dia), pero está a un tiro de piedra de Jing'An Temple y a unos 40 min andando de la zona de salida y con lo que me gusta andar, ¡a tos laos andando!

Mi calle, Kanding Rd

  Mi curro de traductor no es gran cosa, y tampoco se gana mucho, pero para empezar está bien. Los primeros días estaba muy perdido y tardaba muchísimo en traducir. Ahora todos los días tengo que echar el freno porque me paso del límite que ellos dicen y ¡no hay ganas de que me manden cosas difíciles! Estoy en contacto con gente de por aquí que puede que haga algo interesante y buscando cosillas para trabajar los findes y así tener dinerito para viajar que hay que aprovechar el tiempo en China. Profesor, camarero, me da igual, con tal de sacarme un dinero extra.


Mi acreditación en el currelo

    Por ahora el tema de mis aventuras está un poco en stand by, pero sólo y exclusivamente porque estoy esperando a cobrar para poder pegarme algún viajecito aquí en China. Quiero ir en principio a Suzhou y Hangzhou, pero hay muchos sitios que quiero visitar, quizás demasiados, pero ¡nada se pierde por intentarlo! Este país tiene mucho que ofrecer y pienso cogerlo.

   Otra cosa que me encanta de tener piso aquí, es que puedo cocinar. Creo que estaba necesitado de eso, porque a pesar de que no soy muy bueno, me encanta experimentar en la cocina. Yahe cocinado macarrones, espaguettis, pero también conseguí hacer oyakodon, y el arroz salió duro debido a que la arrocera moderna que tenemos en el piso no sabemos si está rota, pero no tira bien, así que usamos una antigua que está aqui que tiene que ser de los 70 o por ahí, pero bueno con un pacá y un payá (como dice mi antigua jefa jajaja), todo resuelto.

Desde mi ventana


   Y llegamos por fin a hoy, domingo, que es cuando me he levantado dispuesto a hacer una tortilla de papas. Me he ido a buscar las papas, no sin antes darme un buen pelado, que ahora tengo un chinese haircut que no veas. Ya en casa, me he puesto a hacer mi primera tortilla de papas, que para mí es mucho más que una tortilla. Para mí significa, que estoy establecido, que ahora, sólo hay que seguir esforzándose al máximo, dándolo todo cada día, sin dejar de fijar la vista en el horizonte y sabiendo a donde me dirijo.El futuro lo tengo delante. Vamos a ello.



domingo, 3 de noviembre de 2013

Hora de Aventuras

   Sentado aquí delante de mi ordenador medio escacharrao, escuchando un fandango de Camarón, con mil páginas abiertas de búsqueda de pisos y cien cosas más, me he parado un momento, he respirado y he hecho balance de todo lo que me ha pasado en estos dos meses que llevo en China, ya que exactamente mañana hace 2 meses que llegué aquí.

   Dicen que los comienzos son duros, y que ni los gitanos quieren un buen comienzo porque es de mal agüero, pero yo comencé aquí bastante mal y ahora que veo eso más lejos puedo al menos respirar algo para poder seguir. Yo llegué aquí el día 4 de Septiembre como Au Pair, con una maleta llena de ilusiones y de ropa, obviamente. Supuestamente, lo que tenía que hacer en la familia que me acogía era ayudar de vez en cuando al niño de la familia con los deberes, jugar con él, enseñarle inglés y hacerme su amigo, vamos, lo típico. Pero hete aquí, que según la agencia que me trajo a China, esta familia era "especial", que eran muy ricos y tal. Poco después descubrí el significado de ese "especial": carajotes con dinero. Vaya panda de zumbaos que eran, desde la madre a los asistentes pasando por el niño, que era un cabrito pero de los de marca mayor.Con ellos llegué a arrepentirme de haber venido a China, estuve a punto de abandonar, pero no, tenía mucho que ganar quedándome aquí y nada que perder.

   Llegó el día que no aguanté más la situación en la dichosa casa y empaqué mis bártulos y me largué de allí en el primer bus de la mañana. Afortunadamente, en el mes que llevaba en Shanghai conocí a buena gente que me echó un cable y sobre todo al antiguo Au Pair de la susodicha familia del demonio, un simpático y loco inglés llamado Curtis, que me ofreció su casa hasta que pudiera buscarme algo mejor, un trabajo, lo que fuera. Con mi vida metida en una maleta con dos ruedas rotas cogí un tren dejando atrás Shanghai y las malas experiencias de ahí y me aventuré hacia Kunshan, la ciudad vecina a Shanghai, que a pesar de tener "sólo" 3 millones de habitantes, maneja el mismo dinero que Shanghai, puesto que es ahí donde estan todas las fábricas de la zona. Ya estuve en Kunshan la semana anterior a mi "escapada", pero esta vez iba cargando mi macuto destartalado y dispuesto a empezar otra vez la aventura, o al menos desde una perspectiva diferente.

   Estuve en casa de mi gran amigo Curtis dos semanas, que han sido de lo mejorcito de China, por ahora. Kunshan es una ciudad pequeña donde apenas hay extranjeros, así que como dicen por ahí eramos los reyes del mambo, de hecho, pocas eran las veces que pagábamos la bebida cuando salíamos por las noches, a lo que mi colega gritaba a cada 10 minutos "FREE BEER!!!". Increíble. Yo por las mañanas me dedicaba a enviar currículums y más currículums, hacer entrevistas por Skype, mirar por todos lados, preguntar, informarme sobre trabajos, estar a punto de irme a Taiyuan, una de las ciudades más contaminadas de China y que se encuentra a unos 1.700 km de Shanghai, o a Chongqing, al sur y a otra pechá de km de Shanghai, lo único que conocía. Fue un proceso tedioso pero que dio algunos frutos.

   Hice una entrevista con una empresa de traducción, que en un principio pensé que no me volverían a llamar, pero me hicieron volver a Shanghai para decirme: "Empiezas el Lunes". Un primer paso ya estaba dado. Las cosas empezaban a marchar, así que de nuevo, con mi maleta con dos ruedas rotas, que al llegar a Shanghai fueron las cuatro y tuve que arrastrar la maleta hasta casa de unos amigos españoles que me acogen ahora mientras busco piso, porque sí, aquí nada es fácil y aunque tenga trabajo, lo del piso es otra historia. Estoy ahora en busca y captura de un piso, he visto ya algunos, en los que vivían unas 15 personas, otros que vivían 7 y es posible que pronto acabe por vivir cerca de Jing'An Temple, lo que no está nada mal, teniendo en cuenta que trabajo en la quinta puñeta.

   Es ahora cuando realmente estoy descubriendo Shanghai, conociendo a gente que merece la pena, viviendo una vida real, es ahora cuando me doy cuenta de que en realidad, Shanghai es una ciudad interesante, y que al menos echaré unos cuantos ratillos pateándome estas calles.

   Por ahora, estas son mis aventuras, porque esto es una GRAN aventura, que sólo acaba de empezar y que a pesar de todas las cosas malas y todas las buenas, que muchas no cuento aquí, estoy deseando ver como sigue, porque sé que va a ser increíble. Si éstos son los comienzos, veremos a ver que hay más adelante. ¡¡¡ Deseoso estoy de ver ocurre!!!!!




jueves, 24 de octubre de 2013

Templo Jing'An


       En Asia existen infinidad de templos, budistas, taoistas, confucionistas...Dependiendo de la ciudad hay más de un tipo u otro.Hoy quiero hablaros sobre uno de los templos budistas más visitados y conocidos de Shanghai: el Templo de Jing'An.


   Templo de Jing'An

   El Templo de Jing'An se encuentra en pleno corazón de la ciudad de Shanghai y es de fácil acceso, puesto que tiene su propia estación de metro y además está a pocas paradas de People's Square con la línea 2. Fue construido en la época de Los Tres Reinos, allá por el 247, entonces conocido como Templo Chongyuan. El templo fue desplazado a su ubicación actual en 1216, en la Dinastía Song y desde entonces ha sufrido diversas remodelaciones.


Templo Jing'An


  Una cosa que me resultó curiosa fue que la gente lanzaba monedas al interior de este mamotreto, para tener suerte. Cuanto más alto estaba el agujero por donde se colaba tu moneda, más suerte tenías. Increíble las ganas que le ponían a colarlo por el agujero de arriba. Está considerado uno de los más importantes dentro del Budismo Han y abrió sus puertas al público en 1983. El Templo se cerró en 1998, hasta el 2008 cuando acabaron las remodelaciones que dieron lugar al templo actual.


 
                             Chica rezando                                       Planchas de mármol con dragones


   La atracción principal de dicho templo se encuentra al final de estas escaleras, en el patio central: un Buda de plata de 8,8 metros completamente impresionante. Junto a este Buda se encuentra la llamada Campana Hongwu de la época de la Dinastía Ming. También en el mismo patio central se encuentran dos estatuas: a la derecha la Diosa Budista de la Compasión (Guanyin Bodhisattva) y a la izquierda Sakyamuni, el primer Buda del Budismo y que podéis ver bajo estas líneas.





      Es curioso ver como comparten el mismo lugar los rascacielos y centros comerciales modernos con un templo tradicional, que alberga en su interior una extensa colección de caligrafía, pinturas y esculturas de varias dinastías a lo largo de la historia de este país tan enorme que es China. A veces llegas a desesperar tratando de sacar una buena instantánea, porque siempre hay algún edificio ultramoderno que arruinará la foto, pero puedes tomártelo bien y sacar partido del gran contraste que supone este hecho.

Un templo en una jungla de rascacielos





                                     
   Cabe resaltar que el templo sigue teniendo sus oficios religiosos y es por ello que el horario de visita acaba a las 17h, cuando empiezan los ritos sagrados. También habría que destacar que el templo sirve también como vivienda a los monjes, a la vez que cuidan el templo. En resumidas cuentas, es una visita más que recomendable si estás en Shanghai, y por unos 30 RMB (unos 3€ y medio), no está nada mal disfrutar de algo tradicional, en contraste con esta gran y moderna urbe que es Shanghai.
 



El templo desde los pasillos de los monjes
   Me despido ya hasta el próximo post. Si queréis ver mas fotos echadle un ojo a mi Flickr, creo que os gustará. Además os dejo el enlace de la página oficial del Templo para el que le quiera echar un vistazo. Está en chino pero desde Chrome se traduce: http://www.shjas.org.

   Saludos y nos leemos por aquí. 

jueves, 17 de octubre de 2013

" Aunque seas un pez, aprende a volar muy alto"

   Llevo unos cuantos días sin pasarme por aquí, tratando de solucionar problemas técnicos del blog, como los comentarios y lidiando con algunos imprevistos que me salen en el camino como puedo, y que quizás comente a su debido tiempo.


Paseo nocturno por el Bund

   Hasta ahora he tenido una vida "bastante fácil", puesto que en las cosas me han venido casi solas y a pesar de haber tenido que luchar por algunas, no soy ningún experto en la lucha por la supervivencia en este mundo. Es algo que estoy aprendiendo ahora. Todos sabemos que nada en esta vida es fácil, pero a veces luchamos poco o simplemente nos conformamos con lo que la vida nos ofrece y no vamos más allá. No sabremos de qué somos capaces si no nos ponemos a prueba, y eso es lo que me ocurre aquí cada día. Leí en algún sitio una frase, que según dicen es la clave del éxito asiático en los negocios y el título del post:


" Aunque seas un pez, aprende a volar muy alto"


   No puedo estar más de acuerdo con la frase. Y es lo que estoy aplicando a mi vida en este momento. Yo no voy a esperar más a que las oportunidades se presenten. No haré más caso al "Ten paciencia, algo saldrá". No, si quiero algo, me levantaré y lo cogeré. Porque como dice ese gran filósofo que es Chiqui: "Nada bueno sale estando sentado en un sofá", algo que es totalmente cierto. ¿Por qué llevarse una vida esperando, cuando por esperar no ganarás nada? Sólo con tu empeño y tus ganas la vida merecerá la pena, y yo no pienso desperdiciar mi vida esperando. Yo quiero experimentar, aprender, caerme, levantarme, VIVIR.


Paseando por el Jardín Tinglin (Kunshan)

   Hay demasiadas cosas en esta vida como para pararte o dejar de avanzar por miedo. Hasta ahora yo tenía mucho miedo de dejar a mi familia atrás, de estar lejos, tenía miedo de echar de menos. Pero ahora estoy aquí, y cada día los echo de menos, pero a la vez me dan fuerzas para seguir adelante en todo lo que hago. A pesar de las dificultades, de los reveses, de los malos momentos, no me arrepentiré. Esto es lo que yo elegí, es mi camino, y lo voy a continuar hasta el final, aunque me desvíe a veces o me pierda, pero seguiré adelante sin importar el qué.

  Existen momentos en la vida en que estás totalmente decaído, derrotado, que no eres capaz de sonreír, pero siempre hay alguien o algo que te devuelve la sonrisa y las ganas de seguir luchando. Puede ser un amigo, una acción o una canción. En mi caso el grupo Monkey Majik siempre logra animarme, sea lo que sea en mi vida y esta vez ha sido con su último single y la canción que encabeza su nuevo disco DNA. La canción se llama "Alive" y tengo ese silbido metido en la cabeza y ...¡¡¡no puedo parar de sonreir!!!!






   Me voy despidiendo hasta el próximo post, que ya va siendo hora. Yo haré el esfuerzo por seguir mi camino, ¿y tú?


martes, 1 de octubre de 2013

El ikulibro

   Puede que alguno se pregunte porqué hago mi segunda entrada hablando sobre un tío que ni conozco en persona ni ná, pero creo que se lo merece, desde que sigo su blog me ha demostrado con creces que es un tío grande.

   Oskar,Tosca para los amigos es uno de Zalla que se perdió en mi Tokyo de mis amores hará unos 7 años y que ahora está viviendo una vida de esas que dices: "Jodó, como en las películas", pero para él es su realidad, y no porque esté forrado ni cosas así, sino porque disfruta de las cosas que tieie al máximo, sino podéis visitar su blog y comprobarlo vosotros mismos: http://ikublog.com/

   Yo entré por primera vez en su blog a raíz del vídeo de los monólogos en Tokyo que otro gran amigo subió en su blog, cosa de lo que hace año y medio desde entonces. He aquí la entrada en cuestión: http://flapyinjapan.com/2012/07/27/video-de-los-chanantes-en-tokyo/

   Cuando empecé a leer el blog, me pareció gracioso, pero una vez que empecé a seguirlo con más asiduidad y de vez en cuando mirar posts antiguos me enganché a la forma de escribir de Óskar, tanto que parece que lo conozcas de toda la vida, tanto que parece que es tu primo, un amigo de toda la vida, alguien que aunque veas poco sabes que conoces de sobras.

    Para mí, ése es el Tío Tosca, un tío que a pesar de no haber visto en mi vida, es como un amigo para mí y que además espero verlo cuando vaya a Tokyo y echarme unas risas con él.

Así que por favor, echémosle una mano para que vaya a por esos 500 libritos, que en cuanto los leáis veréis como me agradecéis haberos mencionado a ese zallero karateka que un día le dió por pegar patás en Tokyo.

   Os dejo el enlace a su proyecto en Verkami, para que aportéis lo que podáis/queráis!



viernes, 13 de septiembre de 2013

Cómo pasa el tiempo...

    Hace unas semanas dejé España para buscarme la vida fuera de mi país y fuí a caer a China, concretamente en Shanghai. Jamás había estado en una ciudad tan inmensa, con esos 120km que tiene de punta a punta y que según me han comentado, en 5 años serán unos 200. Se tarda mucho para ir a cualquier lugar, da igual que vayas en coche, metro o autobús, las distancias son incomparables con España.

   El Lunes fue el primer día que usé el metro y vaya experiencia. Abarrotado y la gente empujando y tratando de entrar en el vagón aun cuando no caben. ¡Demencial! Sólo se escuchan quejas y gritos para tratar de entrar, porque una vez se cierran las puertas del metro todas las cabezas se agachan buscando la pantalla del móvil/tablet durante el viaje. De hecho, siempre soy el único que va mirando las paradas en todo el vagón.

                             Un paseo por Shanghai                      
   

    Por la tarde ya estuve turisteando con mi amiga Gabi y el nene que ella cuida, Miau Miau (quiero un hijo como él XD), pero no recuerdo el nombre de la zona. Aún tengo que hacerme un poco más a la ciudad, pero creo que es fácil, usando el metro no hay mucho para perderse. En cuanto al clima decir que estas siempre sudando como un pato y que la humedad es pegajosa, pero también se puede sobrellevar. Una de las cosas que menos me gusta es la polución, es increíble lo contaminada que está la ciudad, y sólo con mirar a los edificios altos te das cuenta, puesto que tienen una especie de velo gris a su alrededor que te da un poco de miedo.


El peligro va sobre dos ruedas en Shanghai 

    El tráfico aquí es una auténtica locura, no entiendo cómo no hay más accidentes. Las motos y las bicis son de lo más peligroso, puesto que se saltan semáforos, cogen por medio de los cruces, y ni siquiera miran si los coches vienen o no, simplemente avanzan y esquivan. Todo el mundo me dice que Shanghai es una buena ciudad para conducir, que Beijing es mucho peor, pero yo tengo que ver eso, ¡porque aquí conducen como locos!

  
Imagen típica de Shanghai

   La ciudad está "partida" en dos por el Río Huangpu, que atraviesa la ciudad de Norte a Sur. La parte más tradicional es Puxi, dónde está el Bund, la Concesión Francesa y los templos, mientras que al otro lado está la parte de Pudong, que es donde se establecen edificios como la Oriental Pearl Tower, la Torre Jinmao y el llamado "Abre botellas", que seguro que conocéis.  La foto que está sobre estas líneas es de Puxi, de uno de los tantos canales que recorren la ciudad y hacen de esta una estampa muy típica en Shanghai.


Saludos!

Follow by Email