viernes, 13 de septiembre de 2013

Cómo pasa el tiempo...

    Hace unas semanas dejé España para buscarme la vida fuera de mi país y fuí a caer a China, concretamente en Shanghai. Jamás había estado en una ciudad tan inmensa, con esos 120km que tiene de punta a punta y que según me han comentado, en 5 años serán unos 200. Se tarda mucho para ir a cualquier lugar, da igual que vayas en coche, metro o autobús, las distancias son incomparables con España.

   El Lunes fue el primer día que usé el metro y vaya experiencia. Abarrotado y la gente empujando y tratando de entrar en el vagón aun cuando no caben. ¡Demencial! Sólo se escuchan quejas y gritos para tratar de entrar, porque una vez se cierran las puertas del metro todas las cabezas se agachan buscando la pantalla del móvil/tablet durante el viaje. De hecho, siempre soy el único que va mirando las paradas en todo el vagón.

                             Un paseo por Shanghai                      
   

    Por la tarde ya estuve turisteando con mi amiga Gabi y el nene que ella cuida, Miau Miau (quiero un hijo como él XD), pero no recuerdo el nombre de la zona. Aún tengo que hacerme un poco más a la ciudad, pero creo que es fácil, usando el metro no hay mucho para perderse. En cuanto al clima decir que estas siempre sudando como un pato y que la humedad es pegajosa, pero también se puede sobrellevar. Una de las cosas que menos me gusta es la polución, es increíble lo contaminada que está la ciudad, y sólo con mirar a los edificios altos te das cuenta, puesto que tienen una especie de velo gris a su alrededor que te da un poco de miedo.


El peligro va sobre dos ruedas en Shanghai 

    El tráfico aquí es una auténtica locura, no entiendo cómo no hay más accidentes. Las motos y las bicis son de lo más peligroso, puesto que se saltan semáforos, cogen por medio de los cruces, y ni siquiera miran si los coches vienen o no, simplemente avanzan y esquivan. Todo el mundo me dice que Shanghai es una buena ciudad para conducir, que Beijing es mucho peor, pero yo tengo que ver eso, ¡porque aquí conducen como locos!

  
Imagen típica de Shanghai

   La ciudad está "partida" en dos por el Río Huangpu, que atraviesa la ciudad de Norte a Sur. La parte más tradicional es Puxi, dónde está el Bund, la Concesión Francesa y los templos, mientras que al otro lado está la parte de Pudong, que es donde se establecen edificios como la Oriental Pearl Tower, la Torre Jinmao y el llamado "Abre botellas", que seguro que conocéis.  La foto que está sobre estas líneas es de Puxi, de uno de los tantos canales que recorren la ciudad y hacen de esta una estampa muy típica en Shanghai.


Saludos!

Follow by Email