domingo, 24 de noviembre de 2013

Tortilla de Papas

   Estando en España era un poco reacio a comer tortilla de papas. Quizás porque la tenía aborrecida de pequeño o simplemente porque no me apetecía nunca. Pero HOY, 24 de Noviembre de 2013 he hecho mi primera tortilla. Y claro, como yo soy especialito hasta para esto, le he echado huevos a la cosa(5 para ser exactos) y me he propuesto a hacer mi primera tortilla. Y mire usté por donde no me ha salido tan maleja, aunque eso sí, un poco finita porque seguí una receta de Youtube. Pero la tortilla es el final de esta historia, así que empecemos por el principio...

   Si habéis leido alguna de mis entradas, sabréis al menos un poco de mis aventuras por esta mole de país. Bueno, pues héte aquí que estaba yo en Shanghai compuesto (currelillo medi que) pero sin piso. Y no dejaba de buscar piso, y venga a visitar pisos, hasta que mi amigo Sergio me mandó un mensaje: "Tío, hay un nota que busca compi de piso". Y allá que voy yo a la mañana siguiente a llamarlo, pero claro, este chico puso el anuncio en inglés, así que yo pensaba que era inglés, por eso cuando le llamé empezamos hablando en inglés, hasta que le pregunté si hablaba español, a lo que me suelta: "Claro tío, si yo soy de Madrid". Creo que hasta en la oficina escucharon mis carcajadas. Vaya par de dos. Quedamos esa tarde para echarle un ojo al piso, y vaya piso...Encantado que estoy.

















  



Después de debatir con el señor padre, hablé de nuevo con el chico y me mudé al día siguiente. ¡Por fin! Por fin podía abrir mi maleta y sacar TODA mi ropa, y ponerla en un armario. Con lo desastre que yo soy, hasta eso había echado de menos. Ahora tenía mi sitio, mi cama y unas vistas que quitan el hipo. Para mí es una gozada acostarme y despertarme mirando estas vistas, por ello nunca corro las cortinas, me encanta ver esta ciudad. Mi compi de piso es un crack, super majo y a pesar de que por nuestros curros coincidimos poco, me alegra vivir con él, creo que va a ser una temporadita interesante aquí en Shanghai. El barrio no está nada mal, teniendo un Dia enfrente (no, no tiene casi nada español) y un Lianhua (tipo Dia), pero está a un tiro de piedra de Jing'An Temple y a unos 40 min andando de la zona de salida y con lo que me gusta andar, ¡a tos laos andando!

Mi calle, Kanding Rd

  Mi curro de traductor no es gran cosa, y tampoco se gana mucho, pero para empezar está bien. Los primeros días estaba muy perdido y tardaba muchísimo en traducir. Ahora todos los días tengo que echar el freno porque me paso del límite que ellos dicen y ¡no hay ganas de que me manden cosas difíciles! Estoy en contacto con gente de por aquí que puede que haga algo interesante y buscando cosillas para trabajar los findes y así tener dinerito para viajar que hay que aprovechar el tiempo en China. Profesor, camarero, me da igual, con tal de sacarme un dinero extra.


Mi acreditación en el currelo

    Por ahora el tema de mis aventuras está un poco en stand by, pero sólo y exclusivamente porque estoy esperando a cobrar para poder pegarme algún viajecito aquí en China. Quiero ir en principio a Suzhou y Hangzhou, pero hay muchos sitios que quiero visitar, quizás demasiados, pero ¡nada se pierde por intentarlo! Este país tiene mucho que ofrecer y pienso cogerlo.

   Otra cosa que me encanta de tener piso aquí, es que puedo cocinar. Creo que estaba necesitado de eso, porque a pesar de que no soy muy bueno, me encanta experimentar en la cocina. Yahe cocinado macarrones, espaguettis, pero también conseguí hacer oyakodon, y el arroz salió duro debido a que la arrocera moderna que tenemos en el piso no sabemos si está rota, pero no tira bien, así que usamos una antigua que está aqui que tiene que ser de los 70 o por ahí, pero bueno con un pacá y un payá (como dice mi antigua jefa jajaja), todo resuelto.

Desde mi ventana


   Y llegamos por fin a hoy, domingo, que es cuando me he levantado dispuesto a hacer una tortilla de papas. Me he ido a buscar las papas, no sin antes darme un buen pelado, que ahora tengo un chinese haircut que no veas. Ya en casa, me he puesto a hacer mi primera tortilla de papas, que para mí es mucho más que una tortilla. Para mí significa, que estoy establecido, que ahora, sólo hay que seguir esforzándose al máximo, dándolo todo cada día, sin dejar de fijar la vista en el horizonte y sabiendo a donde me dirijo.El futuro lo tengo delante. Vamos a ello.



domingo, 3 de noviembre de 2013

Hora de Aventuras

   Sentado aquí delante de mi ordenador medio escacharrao, escuchando un fandango de Camarón, con mil páginas abiertas de búsqueda de pisos y cien cosas más, me he parado un momento, he respirado y he hecho balance de todo lo que me ha pasado en estos dos meses que llevo en China, ya que exactamente mañana hace 2 meses que llegué aquí.

   Dicen que los comienzos son duros, y que ni los gitanos quieren un buen comienzo porque es de mal agüero, pero yo comencé aquí bastante mal y ahora que veo eso más lejos puedo al menos respirar algo para poder seguir. Yo llegué aquí el día 4 de Septiembre como Au Pair, con una maleta llena de ilusiones y de ropa, obviamente. Supuestamente, lo que tenía que hacer en la familia que me acogía era ayudar de vez en cuando al niño de la familia con los deberes, jugar con él, enseñarle inglés y hacerme su amigo, vamos, lo típico. Pero hete aquí, que según la agencia que me trajo a China, esta familia era "especial", que eran muy ricos y tal. Poco después descubrí el significado de ese "especial": carajotes con dinero. Vaya panda de zumbaos que eran, desde la madre a los asistentes pasando por el niño, que era un cabrito pero de los de marca mayor.Con ellos llegué a arrepentirme de haber venido a China, estuve a punto de abandonar, pero no, tenía mucho que ganar quedándome aquí y nada que perder.

   Llegó el día que no aguanté más la situación en la dichosa casa y empaqué mis bártulos y me largué de allí en el primer bus de la mañana. Afortunadamente, en el mes que llevaba en Shanghai conocí a buena gente que me echó un cable y sobre todo al antiguo Au Pair de la susodicha familia del demonio, un simpático y loco inglés llamado Curtis, que me ofreció su casa hasta que pudiera buscarme algo mejor, un trabajo, lo que fuera. Con mi vida metida en una maleta con dos ruedas rotas cogí un tren dejando atrás Shanghai y las malas experiencias de ahí y me aventuré hacia Kunshan, la ciudad vecina a Shanghai, que a pesar de tener "sólo" 3 millones de habitantes, maneja el mismo dinero que Shanghai, puesto que es ahí donde estan todas las fábricas de la zona. Ya estuve en Kunshan la semana anterior a mi "escapada", pero esta vez iba cargando mi macuto destartalado y dispuesto a empezar otra vez la aventura, o al menos desde una perspectiva diferente.

   Estuve en casa de mi gran amigo Curtis dos semanas, que han sido de lo mejorcito de China, por ahora. Kunshan es una ciudad pequeña donde apenas hay extranjeros, así que como dicen por ahí eramos los reyes del mambo, de hecho, pocas eran las veces que pagábamos la bebida cuando salíamos por las noches, a lo que mi colega gritaba a cada 10 minutos "FREE BEER!!!". Increíble. Yo por las mañanas me dedicaba a enviar currículums y más currículums, hacer entrevistas por Skype, mirar por todos lados, preguntar, informarme sobre trabajos, estar a punto de irme a Taiyuan, una de las ciudades más contaminadas de China y que se encuentra a unos 1.700 km de Shanghai, o a Chongqing, al sur y a otra pechá de km de Shanghai, lo único que conocía. Fue un proceso tedioso pero que dio algunos frutos.

   Hice una entrevista con una empresa de traducción, que en un principio pensé que no me volverían a llamar, pero me hicieron volver a Shanghai para decirme: "Empiezas el Lunes". Un primer paso ya estaba dado. Las cosas empezaban a marchar, así que de nuevo, con mi maleta con dos ruedas rotas, que al llegar a Shanghai fueron las cuatro y tuve que arrastrar la maleta hasta casa de unos amigos españoles que me acogen ahora mientras busco piso, porque sí, aquí nada es fácil y aunque tenga trabajo, lo del piso es otra historia. Estoy ahora en busca y captura de un piso, he visto ya algunos, en los que vivían unas 15 personas, otros que vivían 7 y es posible que pronto acabe por vivir cerca de Jing'An Temple, lo que no está nada mal, teniendo en cuenta que trabajo en la quinta puñeta.

   Es ahora cuando realmente estoy descubriendo Shanghai, conociendo a gente que merece la pena, viviendo una vida real, es ahora cuando me doy cuenta de que en realidad, Shanghai es una ciudad interesante, y que al menos echaré unos cuantos ratillos pateándome estas calles.

   Por ahora, estas son mis aventuras, porque esto es una GRAN aventura, que sólo acaba de empezar y que a pesar de todas las cosas malas y todas las buenas, que muchas no cuento aquí, estoy deseando ver como sigue, porque sé que va a ser increíble. Si éstos son los comienzos, veremos a ver que hay más adelante. ¡¡¡ Deseoso estoy de ver ocurre!!!!!




Follow by Email